David Ospina vio desde el banco el empate del Napoli ante Chievo

David Ospina vio desde el banco el empate del Napoli ante Chievo

Pensando en la Champions League, el portero colombiano estuvo en el banco de supelntes por disposición de su entrenador, Carlo Ancelotti.

EFE

El arquero David Ospina estuvo en el banco de suplentes en el empate del Napoli 0-0 ante el Chievo, en juego correspondiente por la fecha 13 de la Serie A.

El colombiano no fue titular por decisión del técnico Carlo Ancelotti debido al partido de la UEFA Champions League que tendrán entre semana ante Estrella Roja de Belgrado.

El Nápoles no pasó del empate 0-0 este domingo en casa contra el colista Chievo Verona, lo que certificó la fuga del líder Juventus, que con el 2-0 endosado el sábado al Spal de Ferrara suma ahora ocho puntos de ventaja sobre la segunda plaza de los napolitanos en la Serie A italiana (Primera División).


Dieciséis remates, veinte saques de esquina y el dominio de la posesión no le bastaron al Nápoles para romper el muro defensivo de un Chievo que, tras la marcha del técnico Gian Piero Ventura y con Domenico Di Carlo como nuevo preparador, sumó un punto hecho de entrega, compromiso y sufrimiento.

El empate del San Paolo fue la gran sorpresa de un domingo futbolístico italiano que estuvo marcado por un fuerte mensaje contra la violencia de género, con todos los equipos de la Serie A que saltaron al campo con una simbólica marca roja pintada en la cara.

Tras el tropiezo 0-1 del Roma el sábado en el campo del Udinese, la vuelta a la Serie A después del parón de selecciones ralentizó a otro "grande", con el Nápoles de Carlo Ancelotti que pese a crear un gran volumen de ocasiones, no pudo romper la igualdad.

La madera, que ya impidió este año a los napolitanos una victoria contra el Estrella Roja en la Liga de Campeones, volvió a ser protagonista este domingo, al repeler un derechazo curvado desde los 20 metros de Lorenzo Insigne a falta de quince minutos para el final.

También fue rozada en el 89 por el zaguero senegalés Kalidou Koulibaly, que se sumó a los delanteros en el tramo final y cuya espectacular chilena acabó fuera con el meta Stefano Sorrentino que ya no podía intervenir.

Fue un 0-0 que hizo feliz al Juventus, que dio un paso más hacia su octavo título liguero consecutivo. Los turineses no dan señales de debilidad este curso y, empujados por el portugués Cristiano Ronaldo, ya máximo artillero del torneo con nueve goles tal y como el polaco del Génova Krzsystof Piatek, marchan lanzados a por la gloria.

Y fue una gran prueba de orgullo del Chievo, cuyos jugadores mostraron una unidad nunca vista con Ventura al frente y que sumaron un punto que da confianza para lanzarse a por una permanencia complicada, situada ahora a once puntos.

Publicidad
¡Link copiado en el portapapeles!