Rebeldía y renovación, legado del ciclo Pékerman en el Mundial

La Selección terminó su sexta Copa del Mundo en los octavos contra Inglaterra. Bajo la sensación de que pudo arriesgar un poco más, quedan dos cosas para rescatar: la actitud contra la adversidad y un recambio al futuro.

366181
False

Rusia 2018 terminó para Colombia con la atajada de Jordan Pickford al penal de Carlos Bacca en el estadio Spartak de Moscú. Un cierre con dolor pero que deja tranquilidad por la forma en que el equipo afrontó la tormenta que lo recibió a los tres minutos de torneo.

Durante la Eliminatoria, José Pékerman destacó la rebeldía como base de la clasificación. Sacó fuego sagrado pero enderezar el camino ante Brasil, Perú  y Ecuador. Lo repitió en este Mundial.

Sin su mejor jugador, la Selección perdió fútbol pero encontró coraje para afrontar el campeonato. Enfrentó a tres delanteros temibles Lewandowski, Mané y Kane. Sólo el inglés le marcó de penal.

Se rebeló con la pelota quieta, que todavía no está prohibida en el reglamento y le sacó brillo con los frentazos de Yerry Mina. En el último envión le perdió miedo a Inglaterra con el ingreso de Mateus Uribe que aportó profundidad y generó el córner del empate. Reacciones que se reclamaron siempre en la derrotas.

El recambio se vio en la formación contra los ingleses pero empezó mucho antes. Mojica, Dávinson, Mina, Barrios, Lerma, son jugadores Sub 25 que se integraron al proceso en 2015. Ahora se recitan de memoria en la titular pero se acercaron hace varios meses cuando tenían perfil bajo.

 Pékerman evitó hablar de su futuro. Por ahora dejó certezas para lo que viene con Colombia: rebeldía y renovación.

Deja tu comentario