Todo se cura con la Selección, ahora le tocó a Yerry

El grupo humano que conformó el plantel de José Pékerman arropa a los suyos en momentos difíciles. El central de Barcelona es el último ejemplo.

365943
False

Aún en Yerry Mina la procesión va por dentro. Su sencillez y alma festiva le sirvieron como una armadura para mostrarse indestructible en público en los primeros seis meses que tuvo con Barcelona.

De la simpatía por los pies descalzos y su origen humilde, el entorno catalán afiló sus críticas por un partido contra el Levante que terminó con el invicto del campeón. Sin paciencia, le mostraron la puerta de salida a pocas semanas del Mundial.

Ahí apareció la Selección. El espacio que todos los jugadores reclaman como familia. Lo reconoció también el técnico antes de los octavos de final contra Inglaterra en Moscú.

“En lo anímico fue muy duro para Yerry. Después llegaron los mensajes de que se puede ir y de que con ese juego estaba fuera del futuro, pero por suerte acá recuperó ese ánimo, entrenó.  Sabía que tenía que dar más, que tenía que ponerse bien y lo está logrando. Vuelve a ser el que conocimos en Colombia, en Brasil y en la Selección", resumió. 

También le pasó a James en tiempos de la indiferencia en el Real Madrid, a Falcao durante sus días en Inglaterra, a Cuadrado al final de su recuperación hace unos meses.

Miguel Angel Russo conmovió cuando anunció que “todo se cura con amor”. Y con la Selección también. Nunca falla.

Deja tu comentario