Mayweather, McGregor, Fans y Pandemonium

El evento promocional del martes fue una locura al estilo que nos tienen acostumbrados ambos peleadores. Nuestro enviado te cuenta todos los detalles desde Las Vegas.

319330
Compartir video
Insertar video
Tamaño del video

El mediodía en la plaza que está al pie del T-Mobile Arena era un evento más. La única preocupación era el sol que mantenía a la mayoría de la prensa buscando resguardo en un árbol, el único en cien metros a la redonda que para colmo de males estaba muy cerca de la zona en que la seguridad no permitía el ingreso.

Sobre la escalinata se montó lo que esperaba sea un show ordenado. “El Gran Arribo”, un evento habitual en las presentaciones de Floyd Mayweather que al trabajar en asociación con el MGM Grand usaba esa metafórica llegada al hotel como parte de la promoción del evento. 

¿Cómo ver la velada?

México, Centroamérica y Caribe: transmite FOX Sports en su canal y la app. Las preliminares inician a las 6 de la tarde (hora de México)

Chile: mediante FOX Sports Premium y la app. Si no lo tienes contacta a tu operador de TV paga. Las preliminares inician a las 20.

Sudamérica (excepto Chile): con el paquete FOX Premium y la app de FOX. Si no lo tienes contacta a tu operador de TV paga. Las preliminares inician a las 20 de la Argentina.

En este caso la idea era más figurativa que nunca ya que “Money” vive aquí y Conor McGregor se entrenó en las facilidades de la UFC en Las Vegas. Igual era una gran excusa para el encuentro con la prensa y con los fanáticos que desafiaron al calor para ver a sus ídolos. 

Estaba el escenario, delante sillas para la prensa y detrás una tarima para las cámaras. Todo rodeado por vallas. A la derecha del vallado se encontraban los miembros del “TMT” (The Money Team) y a la izquierda los seguidores de “Notorious”, donde abundaba el verde y una bandera de Irlanda.

La pauta señalaba 1.30 PM para el arribo de McGregor pero inesperadamente el anunciador dijo que el que tomaría el escenario se llama Floyd “Money” Mayweather. El anuncio habló del mejor peleador del mundo, uno de los grandes de la historia y con su marca increíble de 49 peleas y todas ganadas. Se demoraba el ingreso y lo que llegó fue un enjambre de personas. Mayweather y su comitiva que constan de personas de seguridad, amigos haciendo Facebook Live y gente, mucha gente. 

Ahí estalló el caos. Los fotógrafos y camarógrafos ante la imposibilidad de tener buenas tomas de Mayweather se abalanzaron para poder registrarlo, lo que hizo que los que estaban en el fondo también se abalanzaran y todo se descontroló. Algunos medios pudieron tomar declaraciones y otros no. Este cronista pudo estar a menos de un metro cuando el anunciador conversó con “Money”.

Con sombrero y lentes dorados, mientras el sol amenazaba con quebrar el concreto del escenario, Mayweather dijo “quiero agradecer a los fans alrededor del mundo. Le debemos a los fanáticos una pelea excitante y estoy contento que sea en mi pelea número 50. Este es un gran duelo y estoy contento por los fanáticos”. 

“Me apegué al mismo plan de pelea que es trabajar duro e ir al gimnasio. Estoy un poco más viejo ahora y cuando te ponés viejo el cuerpo necesita descansar más. Estoy trabajando para recuperarme bien y estar listo”, agregó. 

Finalmente aseguró: “Ya les dije a todos que esta pelea no va a llegar a la distancia. Si quieren apostar, apuesten por eso”. 

Y luego intentó retirarse y una tormenta de cámaras, periodistas, miembros de su seguridad personal (que justificaron su salario como pocas veces) y empleados de prensa de la organización que intentaban infructuosamente ordenar un poco lo que era ingobernable. Mayweather es así. 

De repente este cronista, quien luego de evitar que los empujones de seguridad pasaran a mayores y detrás del escenario, alcanzó a escuchar a alguien de la organización que decía “Oh, demonios, McGregor está acá”. Consensuado o no el irlandés destruyó el protocolo y decidió presentarse al final. Se guardó la última aparición, la que es reservada para la estrella mayor, y salió a escena luego de Mayweather.

El dato puede parecer menor. Pero a la hora de la dinámica de estas acciones entre astros del deporte. Esas jugadas cuentan. En la memoria del cronista recuerda la cara de pocos amigos de Mayweather en mayo de 2014. En aquella ocasión la pelea era con Marcos “Chino” Maidana. El argentino, más por su forma de ser despreocupada que por intereses de divismo, se pasó por completo del horario estipulado para la conferencia de prensa previa que aquella vez se celebró en el teatro “Ká” del MGM Grand Arena. “Money” estuvo jugando con su teléfono durante varios minutos y recostado sobre uno de sus costosos autos. Cualquier cosa con tal de reservarse el último ingreso a escena. 

Y fue anunciado McGregor y apareció en el escenario de traje, corbata y las muy necesarias lentes de sol. Si lo de Mayweather fue caos. Lo del irlandés fue pandemónium. En un gran gesto, y muy a pesar de la organización, “Notorious” vio una bandera de Irlanda y se acercó hasta el vallado donde estaban sus fans. La seguridad no daba abasto. Las cámaras tampoco. Alguna valla fue al piso. 

El peleador de MMA más taquillero de la historia no se conformó y decidió dar un rodeo por todo el vallado sin importar que en algunos casos lo esperaran los fanáticos de Mayweather. Chocó algunas manos y en otras ocasiones caminó con el trapío propio de un toro de lidia cuando el ambiente era hostil. El público enloqueció.

Finalmente se detuvo y concedió algunas declaraciones. “Estoy igual que siempre ante cada competencia. Vine aquí por negocios y estoy listo para lo que viene” comenzó diciendo.

Pero luego llegó la declaración altisonante que todos esperaban. “Creo que lo voy a dejar inconsciente en un round”. 

Y no hubo mucho tiempo para más. Comenzaron las maniobras de su equipo de seguridad para abandonar el escenario, pero apareció Paulie Malignaggi. 

Para quienes no lo sepan, Malignaggi será comentarista para Showtime de la pelea, y como ex bicampeón mundial de boxeo colaboró como sparring en el campamento de McGregor.

Primero se filtraron unas imágenes. Luego decididamente Dana White, titular de UFC, publicó extractos de sesiones de sparring en las que Malignaggi cae y aparece siendo golpeado con solidez por el irlandés.

El ex bicampeón abandonó el campamento y lo que dijo por Twitter fue de todo menos bonito sobre los códigos de conducta de McGregor y su entorno. 

Por eso el cruce cara a cara entre ambos en el escenario pareció casi como el preludio de Malignaggi-McGregor. El ahora comentarista está retirado, pero quizás este la oportunidad de volver para enfrentarlo. Al fin y al cabo, Mayweather lo hizo y se espera que termine el sábado con una nueva montaña de billetes en su poder. 

Es que Mayweather y McGregor pueden desatar una locura como la vivida el martes aquí en Las Vegas Y ya se dijo que es una locura que se paga con millones de dólares.