Las 11 claves sobre James y el Bayern

El colombiano tomará la 11 del equipo bávaro y Ezequiel Daray se hace la misma cantidad de preguntas que el número que usará Rodríguez en su camiseta.

313143
Compartir video
Insertar video
Tamaño del video

El 12 de julio de 2017 puede ser un día inolvidable en la vida de James Rodríguez. El tiempo dirá si es cierto. Vivió una jornada de gran e inocultable alegría, siendo presentado como el fichaje estrella del FC Bayern, junto a su maestro futbolístico, Carlo Ancelotti, y nada menos que el día de su cumpleaños. Todo muy parecido a un sueño, ¿no?

El histórico “10” de la selección colombiana, goleador en el Mundial de Brasil de 2014, será el “11” del Bayern. Tomará así la camiseta que dejó vacante Douglas Costa, ya que la “10” tiene un nombre de mucho peso en Baviera: Arjen Robben.

Ahora bien, ya que James será el “11”, bueno es plantearnos, en igual número de preguntas, cómo y por qué llegó al “Rekordmeister” alemán, y aventurar qué le puede deparar el destino:

 1 ¿Por qué lo eligió el Bayern?

Según palabras de Karl-Heinz Rummenigge, uno de los cerebros más lúcidos de la Bundesliga, James era el jugador fetiche de Ancelotti. El técnico italiano lo hizo explotar en aquella mágica temporada 2013/2014, en la que sus goles y asistencias colaboraron para que el Real Madrid ganara la décima Champions League.

 2 ¿Cómo hizo el Bayern para comprarlo?

Si bien lo quisieron siempre, los 80 millones de euros que pretendía Florentino Pérez no eran del estilo de un Bayern, que acaba de romper su récord histórico de dinero por un jugador, con los 45 millones que pagó por Tolisso. Pero Rummenigge y Ancelotti esperaron el momento, y en 72 horas lo convencieron al Madrid de que se lo diera a préstamo por dos años, pagando 5 millones de euros por temporada, más su salario. En 2019 el Bayern tendrá una opción unilateral de compra (de unos 40 millones de euros). Unilateral quiere decir que los bávaros pueden elegir comprarlo o no, y el Madrid tiene que aceptar lo que ellos decidan. En pocas palabras, el Bayern le torció el brazo a la Casa Blanca.

 3 ¿De qué jugará James en el plan de Ancelotti?

En la conferencia de prensa de presentación, el técnico del campeón alemán dijo que jugó de “10” cuando él lo dirigió, pero que también en Madrid aprendió a correr por los carriles, tirando centros letales, de los que se aprovecharon Cristiano y Benzemá, más de una vez. Estando bien, la derecha es de Robben. Por tanto, lo más probable es que juegue por izquierda (el Bayern vendió a Costa a la Juventus y Ribery ya tiene casi 35 años), o como enlace, detrás de Lewandowski, como una alternativa a Thomas Müller.

 4 ¿Será titular indiscutido o jugador de reserva?

En principio, el Bayern no habría buscado a James con tanto ímpetu, ni Ancelotti insistido tanto por él, si planearan que fuera el sustituto de Ribery, y sólo eso. La titularidad deberá ganársela, pero arranca con todas las chances, no sólo de estar en el 11, sino de que el plan de juego de “Don Carlo” se erija alrededor suyo. El equipo hoy tiene en Thiago Alcántara al hombre de los pases gol, pero el colombiano, que también goza de esa cualidad, le puede agregar explosión, centros letales, pegada en balones parados (competirá en cada tiro libre con David Alaba) y gol, mucho gol.

 5 ¿Es la Bundesliga el ámbito para que James crezca?

Es el lugar perfecto. Es la liga con mayor promedio de gol en todo Europa desde hace 25 años, en donde se practica un fútbol abierto y frontal, a veces hasta despreocupado. James experimentará la eficiencia y organización alemana, que tanto sorprendió, por ejemplo, a Chicharito, otro que venía del mismísimo Real Madrid.

 6 ¿Podrá adaptarse a un mundo tan diferente?

Aquí depende de él, de su cabeza y de sus ganas. Tendrá que aprender alemán, y cuánto más rápido lo haga mejor será considerado por los hinchas y la prensa. Deberá pasar los inviernos, que en estas tierras suelen ser mucho más crudos que en Madrid o en Montecarlo. Y vivirá en un mundo basado en reglas, estrictas, que cuando aprenda a convivir con ellas, verá que su vida y su carrera, se hará más simple.

 7 ¿Cómo lo recibirán los hinchas?

En principio, un cuarto de Alemania (todos los hinchas del Bayern) lo mira con buenos ojos. Es el fichaje explosivo (“Granate”, como se dice aquí) que estaban esperando. Lo han visto ganando Champions en la vereda de enfrente, y pocos soñaron con que cruzaría a esta. El crédito está abierto.

8 ¿Cómo lo tratará la prensa?

Se encontrará con medios muy diferentes a los de Madrid, en donde la prensa suele ser partidaria, realizando elogios desmesurados y, también, a críticas descarnadas. El periodismo alemán, salvo raras excepciones, es aburridamente objetivo e imparcial. Podría asegurar que nunca tendrá un problema con la prensa.

9 ¿En qué ciudad vivirá?

Múnich es la principal urbe de Baviera, que es a su vez la región más grande de Alemania. Aquí encontará diversidad cultural, pero también un fuerte apego a las tradiciones y costumbres. Los bávaros no hablan alemán, sino bávaro (Müller le puede enseñar) y cuando salen de fiesta, se visten como los campesinos del Siglo XV. Ya lo veremos a James con los “Lederhose” y la camisita a cuadros, sosteniendo un vaso de cerveza de un litro, cuando llegue Oktoberfest.

10 ¿Sufrirá la presión?

A esta altura de su carrera, viniendo del Madrid, esto no le va a sorprender. El Bayern ganó una de cada dos Bundesligas que disputó, y las últimas cinco en fila. Por tanto, ser campeón alemán solamente (como en la última temporada) sabe a poco. Pero el mejor fusible para descargar la presión será, justamente, Carlo Ancelotti

 11 ¿Qué necesita para triunfar aquí?

Rummenigge aclaró que, si deciden comprarlo en 2019, le harán un contrato por 3 años. O sea, podemos tener a un James bávaro hasta el 2022, cuando ya tenga 33 años, y tal vez piense en regresar a su tierra. Para llegar a eso debe hacer lo que sabe, dentro de la cancha, y trabajar mucho fuera de ella. Correrá más, entrenará más y, como decíamos, deberá integrarse. Nadie triunfa en Alemania si no se siente uno de ellos.

Once preguntas para explicar una historia que empezó con magia, el día de su cumpleaños. Que el final de este cuento sea feliz depende pura y exclusivamente de su cabeza, casi más que de su fútbol.